La descripción de los inmuebles sí importa

¡Diferénciate!

“90 metros cuadrados, 2 habitaciones, un baño, acceso a piscina”… ¿qué te transmite esto? ¿Sientes ganas de seguir leyendo? o si vamos más allá ¿te generó alguna conexión emocional? Lo más probable es que no, y eso es porque solo estamos dando características del inmueble, sin siquiera hablar de sus beneficios.

Si bien hemos escuchado muchas veces que “una imagen vale más que mil palabras”, a la hora de describir un inmueble en un portal, o al realizar una visita, las palabras que expresemos sí valen, y mucho.

Las fotografías son muy importantes, muchas personas son visuales, y unas buenas imágenes de la propiedad logran atraerlos y generar confianza, sin embargo es necesario que estas vayan acompañadas de un texto que trasmita algo más allá de sus características. Estoy seguro que muchos son los que ya se han dado cuenta de que una buena descripción de un inmueble puede ayudarte a generar más interés en los compradores, lo que se traduce en atracción de clientes potenciales y aumento de ventas.

Los clientes están cansados de leer descripciones superficiales, rápidas y sin sentimientos, es hora de ir más allá, notarás la diferencia. Cada inmueble tiene algo especial, alguna historia, algún beneficio, aprovéchalo a la hora de escribir tus descripciones. 

Si te has preguntado cómo puedes  atraer clientes potenciales y que estos lean tus descripciones, pues, dales algo diferente, cautívalos con una descripción de valor, enamóralos, quieren ver algo distinto a una descripción aburrida y sin completar.

¿Cómo empezar?

El título es una parte clave, ya que es lo primero que estos verán, y decidirán si le darán click para ver más, haz un título atractivo, ponte creativo, no hay límites.

La importancia del storytelling

Al describir un inmueble, además de mostrar las características de la propiedad (que es necesario), tienes la oportunidad de ofrecer un contenido breve, pero emocionante, que genere emociones positivas en la persona que lee, y donde muestres los beneficios que obtendrá al estar en esa vivienda (o incluso local), muestra tu lado humano, conoce a tus clientes, cuenta una historia que los haga conectar de forma positiva al mensaje que estás transmitiendo.

Consejos para usar el storytelling en las descripciones

  • Ya dijimos que es importante hacer uso de un buen título, conciso y atractivo. 
  • En la descripción, tienes la tarea de transmitir emociones positivas: paz, libertad, independencia, acogedor, amor, amistad, seguridad, entre otras.
  • Ya que el objetivo es ponerle alma, podrías contar la historia del inmueble, la del arquitecto que la diseñó, algún dato curioso o divertido de lo que vivieron algunos de los antiguos dueños allí, o incluso las razones que impulsaron a hacer las remodelaciones del lugar (de tenerlas).
  • Muestra los beneficios de hacer vida allí, incluye los alrededores, los negocios que tiene cerca, lo que hace único el inmueble, hazles ver cómo esta vivienda los ayudará a tener calidad de vida.
  • Esfuérzate porque sea 70% beneficios, 30% características.

Ya queda de tu parte hacer descripciones diferentes y llenas de emoción, no debe ser algo profundo, pero sí que aporte valor a los clientes potenciales, sedúcelos con una historia auténtica y motivadora, para que de esta forma logres enamorarlos e impulsarlos a tomar la decisión final.